domingo, 12 de diciembre de 2010

El Muérdago en Navidad

Planta sagrada de los Druidas, rama de oro de los poetas, dardo mortal de los mitos nórdicos, vegetal perteneciente a otros mundos, al llegar la Navidad se convierte en un mensajero de buenas nuevas.




El muérdago, (vesc en catalán, migura en euskera, visgo en gallego y arfueyo en bable), es la mágica planta que anuncia la llegada de la Navidad. Magia que en parte proviene de que siempre se la ha considerado protector eficaz frente a hechizos y maleficios, poseedor de propiedades curativas y regeneradoras y sobre todo, portador de felicidad.

Es el ramo de la buena suerte que se colgaba como adorno en los marcos de las puertas y ventanas, en recuerdo de cuando se hacía para ahuyentar los malos espíritus. O en los envoltorios de los regalos para expresar los mejores deseos, se colocaba también estratégicamente en algún rincón del techo, como pretexto para besar a quien pase por debajo. Antiguamente se decía que la muchacha que no recibiera un beso bajo el muérdago en Nochebuena no se casaría en el próximo año.

Pero su magia, y su asombroso poder, van mucho mas lejos. Se remonta hasta el misterio de los orígenes, como afirmó el antropósofo Rudolf Steiner: “el múerdago no es unas verdadera criatura terrestre, y es necesario retroceder hasta un pasado muy lejano para encontrar las formas de la existencia de donde proviene. Proviene de una encarnación anterior de la Tierra…”

PLANTA SAGRADA

El muérdago (Vescum álbum) y el acebo eran plantas sagradas para los druidas de la cultura celtica tradicional. Lo usaban para la fertilidad y para ayudar a las mujeres en la concepción, así como para tratar algunas enfermedades. Muchas de aquellas intuiciones se han revelado como parte de un remoto conocimiento ancestral, ya que la planta posee poderosas propiedades anticancerigenas y con ella se elaboran medicamentos hoy en día.

El conocimiento mágico de la planta ha resistido el paso de los siglos y todavía hoy en díase celebra en los países nórdicos, el poder del muérdago sobre el amor. Según una leyenda relacionada con Balder, el dios de la paz, si en Navidad estás debajo de un muérdago- normalmente colgado del techo o bien sobre una puerta o una ventana- deberás darle un beso a la persona amada para vivir un amor perdudable (o eterno) y para disfrutar de tu buena estrella.



La mujer que recibe un beso bajo el muérdago en nochebuena encontrará el amor que busca o conservará el que ya tiene. Si se trata de una pareja, será obsequiada con el don de la fertilidad.

En época navideña todavía se desafía la actual situación ecológica de esta planta y se suelen ver ramas de muérdago adornando puertas y ventanas o colgando en el techo. En nuestro país no existe tanta tradición, y por otra parte se trata de una especie protegida. Se comercializan unos pocos ejemplares obtenidos de cultivo, que es realmente complicado, ya que las semillas son muy difíciles de multiplicar.